Nuestra manera de comunicarnos ha cambiado

 y con ella también nuestra manera de funcionar como colectivo

Nuestra realidad actual ha variado considerablemente: tenemos muchísima más información en un mismo momento, la sensación del tiempo se ha acelerado, las demandas que recibimos día a día parecen ilimitadas en múltiples áreas de nuestra vida cómo si se hubiera construido la creencia que podemos estar en múltiples sitios en infinitos momentos del día…. Y sabemos que no es verdad, pero interactuamos como si nos lo creyéramos.

Este post tiene el deseo de facilitarte información para comprender la realidad actual, y así facilitarte que puedas alejarte de interpretaciones frustrantes y injustas contigo mismo, sugerirte herramientas,…. Para poderte facilitar que seas feliz en esta nueva realidad tan diferente de la realidad en la que nacimos y crecimos.

El entorno VUCA es un concepto que a partir de sus iniciales describe la realidad social actual:

Volatile (= Volatilidad). Es el incremento de cambios (tanto en asuntos como en ritmos).

Uncertain (=Incertidumbre). Es la poca previsión respecto a los acontecimientos que sucederán.

Complexity (=Complejidad). Es la dificultad para identificar la causa-efecto de una situación.

Ambiguity (=Ambigüedad). Es la escasa precisión respecto al significado a los acontecimientos que envuelven a las personas.

Y a través de las mismas iniciales nos propone claves a incorporar para vivir en esta realidad:

Vision. Aportar sentido a las cosas qué se hacen.

Understanding (=Entendimiento). Haciendo referencia a la capacidad de comprender los valores personales y los ajenos. Saber pensar a nivel local y actuar de forma global.

Clarity (=Claridad) Aportar claridad para gestionar situaciones difíciles.

Agility (=Agilidad) Esto significa saber responder de forma rápida e inteligente a los obstáculos que se presentan.

Esta nueva realidad también nos ofrece nuevas oportunidades para aprender más fácil

Es conocido para todos que la aparición de internet y los nuevos canales de comunicación han posibilitado el acceso a nueva información en mayor cantidad y a mayor velocidad.

Y, por otra parte, también la oferta formativa que nos permite nuevas oportunidades profesionales ha variado. Por ejemplo, siguiendo las indicaciones marcadas por el Consejo Europeo para el periodo 2011-20 con la intención de dar una respuesta eficaz a los cambios constantes en el mercado laboral, entre otras medidas, se crearon los llamados “Certificados de Profesionalidad” que acercan de forma real la posibilidad que una persona pueda ascender y/o especializarse en su vida profesional, cuando antes implicaba años de inversión en formaciones regladas. Las características de estas nuevas formaciones ocupacionales son:

  • Corta duración (aproximadamente 6 meses),
  • Cuentan con una acreditación oficial en todo el territorio europeo con la misma legitimidad que la acreditación que ofrece una titulación obtenida a través de una Formación Reglada,
  • Abarca un total de 27 familias profesionales
  • En nuestro país están clasificados en 3 niveles permitiendo que la persona pueda ascender profesionalmente con mayor facilidad que en épocas anteriores.
El Desarrollo de la Persona es clave para gestionar esta nueva realidad con mayor disfrute.

Necesitamos desarrollar competencias personales para vivir en el cambio de hoy y de mañana. El movimiento de cambio actual continuará siendo parte de nuestra realidad cotidiana. El continuo cambio actual no es algo temporal, es una característica del entorno en el que vivimos.

“Las masas humanas más peligrosas son aquellas en cuyas venas ha sido inyectado el veneno del miedo…. del miedo al cambio”

— Octavio Paz

 El aprender es en sí mismo una herramienta, ya no sólo un objetivo, para desarrollar:

nuestros conocimientos (saber),

nuestras habilidades (saber hacer),

y nuestras competencias personales (ser).

Todas son importantes, pero el SER se ha convertido en clave. Por ello, es relevante enfocar en nuestro desarrollo personal para vivir con satisfacción nuestro desarrollo social. 

 

 El enfoque humanista se ocupa del Desarrollo de la Persona

y aporta herramientas y recursos. 

 

Tomar decisiones coherentes con tus propósitos. Decir SI y decir NO:

Atender todas las demandas que recibimos en el día a día nos construye como seres estresados y, en consecuencia, nos dificulta tener CONSCIENCIA de un@ mism@ y sentirnos felices. Aprender a descubrir nuestro SER es imprescindible para visualizar nuestro rumbo. Por lo tanto, es importante integrar la importancia de nuestro desarrollo personal en nuestra vida:  aprender a decir SI y ahora NO, integrar la toma decisiones como un medio para aprender, conectar con nuestro propósito en nuestra vida, tomar consciencia de nuestro potencial innato,….

El mundo te pide acciones rápidas, es importante visualizar el propósito final que las acompaña. Le da sentido a tus acciones, conectas con el sentido que tiene tu vida para ti.

Tus valores son tu marca personal:

En esta realidad multiconectada descubrimos a muchas personas que HACEN. La diferencia se observa clara en el CÓMO lo hacen. Los valores están presentes en nuestra manera de hacer, ya sea desde la intencionalidad o desde la no consciencia. Nos presenta, nos muestra.  Es importante hacer énfasis en las cualidades humanas. Se puede tomar con mayor fluidez los cambios en la vida si un@ siente que su integridad como persona no se pierde, está presente.

La humildad y el trabajo colaborativo es una elección sabia:

Con la alta cantidad de información y con la rapidez con la que se crea  nuevo conocimiento es imposible humanamente que una sola persona pueda tener en su poder todo el SABER y/o SABER HACER (ni que se aproxime). Afirmar lo contrario hoy en día sería un indicador de ignorancia. La humildad para reconocer las propias limitaciones es indicador de responsabilidad y honestidad personal (y también profesional). En consecuencia, desarrollar competencias para el trabajo colaborativo es un recurso personal clave. Para esto también es importante saber elegir con QUIEN Y sabiendo PARA QUÉ.

Integra el cambio como una realidad natural:

Al cambio no le acompaña una sensación natural de comodidad. Por ello, no te pidas ni pidas que se sienta lo contrario desde un inicio.

Aprendamos y acompañémonos entre todos a vivir con comodidad la incomodidad. Dejémonos libres de la creencia que “si te sientes incómodo, algo tienes que hacer o algo funciona mal”.

Así es posible aprender a vivir de verdad el cambio como momentos para crecer, como retos, con la ilusión por lo nuevo, desde el agradecimiento a lo antiguo, …

Mantén contacto humano auténtico:

Cuidar y fortalecer las potencialidades humanas en uno mism@ y en el otr@ desde lo “no humano “ no es posible. Obvio. Por ello, es importante  reservar un espacio para contactar con un@ mism@ y para contactar con los otr@s a través de la palabra, de la mirada, del abrazo, del silencio,… Podemos elegir y crear esos espacios ricos en autenticidad y en consciencia. Son espacios que existen y que a veces los encuentras, pero siempre es imprescindible que colabores permitiendo que se produzcan.

Encara las situaciones a atender desde la POSIBILIDAD:

Lo PROBABLE sólo nos aporta información sobre lo que ya conocemos, y ésta es una información que nos limita ante el cambio. Nuestro poder creativo está en enfocar en lo POSIBLE donde podemos ampliar nuestra visión ante las amplias opciones que pueden suceder, crearse,….. Es aquí donde se encuentra la INNOVACIÓN.

No te tomes nada como personal. Esta premisa siempre ha sido emocionalmente recomendable pero hoy en día ha dejado de ser una “bonita guía” para ser una realidad: están simultáneamente confluyendo muchas variables en un mismo momento.  Ya nada pasa como una relación de “A con B” sino de “A con múltiples variables en un mismo momento”. Aléjate de reflexiones en la que partes de la creencia que la reacción/acción del otr@ tiene que ver directamente con tu propia reacción/acción. Por ejemplo, la otra persona puede que de repente esté muy seri@ porque acaba de recibir hace un segundo un mensaje de enfado de su pareja por whatsapp, que tú ni te diste cuenta.

De tanto en tanto, haz algo “loco”. Permítete preguntarte qué te hace ilusión sencillamente porque te hace ilusión. Escuchar los propios sueños es un camino fácil para conectar con tu ser, con tu corazón, con tu alma, con tu aquí/ahora,…

Sueña…. ¿Deseas tocar a un elefante?, ¿colgarte estirad@ sobre una rama de un árbol?, … Justo ese tipo de cosas que no tienen lógica que la única razón para hacerlas es que te hace ilusión. Esa es la linda “locura”. 

Algunas reflexiones más para profesionals del sector social y/o educativo (maestros, profesores, ES, TS, ….)

Desarrolla tus potencialidades humanas y tu naturaleza humana interior no sólo porque quieras (que ya es suficiente razón), sino con la consciencia que es en sí misma una herramienta educativa clave para acompañar al otro.

El profesional no es sólo un medio de transmisión de conocimiento, como afirma Andaluz: “Un maestro transmite lo que él mismo vive y siente, lo que valora, ama, odia, lo que desprecia, lo que aburre y cansa”

Trabajar en tu profesión con el alma, con tu mente, con tu cuerpo y con tu corazón es en si mismo un objetivo admirable y también ambicioso. Por ello, la metodología humanista cuenta con los espacios de supervisión profesional como una herramienta natural presente en nuestro trabajo.

Revaloriza y reconéctate con la vocación presente en tu profesión:

En los tiempos actuales es común escuchar conversaciones entre colegas donde está presente las críticas a un contexto socio-laboral que dificulta la buena praxis:

  • El sistema organizado no facilita enfocar en lo educativo cuando oficialmente es la función principal,
  • Hay excesiva burocracia, limitaciones materiales, condiciones económicas que no se ajustan al tiempo real dedicado, etc

Nos guste o no, hoy en día trabajar en lo educativo y/o social implica una mayor presión por diferentes agentes internos y externos. Como profesionales necesitamos aprender a integrar esta verdad como real y a aprender a gestionar las presiones como un elemento más que forma parte de nuestro trabajo. Así podemos tomar consciencia cómo cada un@ se posiciona ante esta nueva realidad que no se esperaba ni se deseaba: con queja, con rendición, con fe, …. Y desde esta consciencia es posible recuperar el sentimiento de libertad y de fuerza para reposicionarnos. Éste es nuestro poder y nuestra responsabilidad cómo profesionales, ya que somos el agente que posibilita o impide que se produzca un proceso de aprendizaje en un espacio.

“Creo en la evolución humana y en la educación que la hace posible”

— Marianne Franke

¡Gracias por leer este post!