Si no estás en sintonía con tu Propósito, no sientes como tuya tu Vida.

Es natural que de alguna manera tengas inquietudes sobre tu Propósito (o Misión) en la Vida ya que éste tiene implicaciones directas con llegar a donde tú te propongas. Puedes estar viviendo este tema en tu vida  desde diferentes perspectivas:

  • o no te cuestionas éste anhelo, ya que así lo aprendiste a vivir
  • o tienes la inquietud por querer saber hacia qué late tu alma
  • o aunque estás en ello y da frutos, entonces sientes que aparece una pérdida en otra área de tu vida
  • o tienes consciencia de cuál es tu propósito en la vida pero no te da frutos proporcionales a tu esfuerzo y dedicación
  • o tienes la sensación de estar haciendo en la vida lo que deseas

A veces culturalmente podemos leer las anteriores líneas como si fuera una escalera ordenada de forma ascendente, en la cual el primer escalón te lleva al siguiente, y así sucesivamente. No es así. La visión de Constelaciones Familiares nos permite integrar una visión como vista desde arriba como un pájaro, donde cada elemento del sistema tiene su propio lugar, donde cada elemento se relaciona con el resto.

Y por otra parte, dependiendo el tipo de dinámica entre los diferentes elementos, éstos estarán presentes en nuestra vida con mayor o menor fluidez, desde la dificultad o desde la facilidad.  El trabajo con Constelaciones Familiares es en base a unos Principios que posibilitan un Orden entre los elementos del Sistema. El Orden se detecta cuando por ejemplo, tenemos la sensación de dedicar mucha energía para conseguir un resultado que no se corresponde al esfuerzo dedicado. Cuando hay Orden, se siente que uno se ocupa de la parte que a uno le corresponde (aquella que nadie puede hacer por ti), y el resto fluye de la misma forma que el agua del río sigue su camino dirección al mar sin tener un barquero que por detrás la empuja.

“El manantial no tiene que preguntar por el camino” (Bert Hellinger)

En este post he centrado la atención en la relación del Propósito con otros tres elementos: Vida, Felicidad E impedimento. Esto no niega que existen otros elementos también, como por ejemplo, el Dinero, el Éxito, la Creencia Familiar…

Y para facilitar la comprensión de los matices también a través de las imágenes, he hecho uso de los muñecos que son un recurso muy útil en las sesiones individuales.

Observa la siguiente imagen, porque a partir de la observación de la misma te comentaré detalles en la interrelación entre los cuatro elementos para que el Propósito fluya en tu Vida hacia la Felicidad.

Todos los elementos se interrelacionan de forma simultánea entre sí (recuerda la vista de pájaro que te comenté al inicio). Aún así, voy a subdividir esta imagen para comentar los detalles.

En la imagen se puede observar que el Propósito se encuentra a una altura inferior a la Vida. La Vida en sí misma es de un Orden mayor. En Constelaciones Familiares se puede vivenciar  que la Vida expresa su sensación que no tiene “nada más a aportar ya que como vida ya lo ha dado todo: la Vida”. Y así es. La Vida en sí misma ya es un regalo en la que después cada uno lleva a cabo o no su propósito. La Vida es Vida, independientemente que uno tenga unas u otras creencias, mayores o menores expectativas, etc.

En la imagen el Propósito se encuentra sentado reflejando inactividad, ya que es un elemento a accionar. El Propósito implica aprendizajes ya presentes en uno mismo, aprendizajes a realizar,….. es el sentido de la vida de cada uno. Es un camino a realizar. Y a veces implica tener sensación de “no poderlo levantar” y aún así sigue siendo tu Propósito, tu Misión.

Mirar la Vida con una actitud de queja o de recriminación no nos aporta mayor poder ni libertad respecto al propio Propósito. Aún nos despista más. La consciencia de cuál es mi Propósito, enfocar en accionarlo y hacerlo sí nos empodera en nuestra vida.

Seguidamente vamos a prestar atención a la dinámica entre Felicidad e Impedimento.

La Felicidad y el Impedimento que sientas que surge en tu vida, son dos elementos que se suman entre sí. No son dos enemigos, son dos aliados. La Felicidad mira con curiosidad y con diversión al Impedimento. El Impedimento es un elemento que colabora con nuestra Felicidad, provocándonos salir de una posición estática por conocida o acostumbrada, o de una actitud de resistencia al cambio (…) El Impedimento es una señal, una pista que nos aporta información, enseñanzas, un espejo donde mirarse (…), para descubrir el siguiente paso en el camino que ya estás con tu Propósito.

Si miras tu Impedimento como un enemigo al que quieres evitar, expulsar, pelearte (…), es un tiempo perdido ya que tu Impedimento tiene que ver con tu Felicidad, con tu Vida y con tu Propósito. En él se esconde una clave, una guía importante para tu Vida.

Y también es irreal la creencia que el Impedimento es sinónimo de dolor y de sufrimiento. A lo mejor sí o a lo mejor no. Por ejemplo, en un caso trabajado el Impedimento reflejaba en la vida de la persona su Placer.

Y después de leer estas líneas te hago una propuesta de trabajo individual: Cierra los ojos y respírate…. Acompaña con tu respiración cualquier sensación que sientas en ti  y visualiza la imagen del inicio de esta entrada de blog. Y imagina que físicamente te colocas detrás de cada elemento y sigue respirándote con consciencia. Internamente en silencio le das las gracias a ese elemento que está frente a ti: a tu Propósito, a tu Impedimento, a tu Felicidad o a tu Vida. Y uno a uno los visitas todos. Y al finalizar este recorrido vuelve a respirarte, y toma consciencia de tu sensación interna y date las gracias. Date cuenta si tras alguno de estos cuatro elementos has sentido mayor dificultad para respirar de forma fluida o para agradecer. Si es así, estás tomando consciencia en qué lugar de este sistema de elementos tienes un asunto a atender, a sanar o a ordenar. Vuelve a ser un buen momento, para volverte a dar las gracias internamente.

¡ Gracias por leer este post!