Acompañar una dinámica para Gente Mayor.

Trabajar con Gente Mayor me ha aportado regalos diariamente.

Puede ser que para quien tiene poco contacto con este colectivo, al pensar en una residencia o en cualquier tipo de centro geriátrico piense que es un entorno deprimente: personas en la etapa final de su ciclo vital, enferm@s, dependientes, alejad@s de su casa y de sus familias, rodead@s de personas desconocidas, viviendo rutinas aburridas y sin sentido, …. Entiendo que esta sea la primera foto que te pueda venir a la cabeza. Está claro que no es la misma que imaginarse el patio de una escuela en la hora del recreo. Los tiempos vitales son diferentes.

Yo me encuentro a diario personas mayores con ganas de hacer y sentirse ilusionadas. También me encuentro con personas mayores escondidas dentro de una cáscara imaginaria que creen firmemente que les sirve para esconderse de cualquier estímulo externo que sienten como amenazador. Os aseguro que allí adentro hay una persona con ganas de hacer y con ganas de sentirse ilusionada y de sentirse vista. Mi experiencia laboral como animadora de gente mayor me ha hecho consciente de esta verdad: Tod@s deseamos ser vist@s, reconocid@s y tenidas en cuenta.

Y cuando mi intención les descubre que están siendo “vist@s”,…. Tarde o temprano surge la magia y descubro en el otr@ el primer y tímido movimiento hacia la relación entre ambos.

Como son personas activas con ganas de “ser” y “hacer”, una de las tareas laborales es buscar y elegir actividades que les aporte interés, distracción y utilidad. Es fácil aprovechar los días marcados en el calendario de festivos o aquellas fechas reivindicativas para utilizarlos como herramienta motivadora para crear una actividad. Por ejemplo, el pasado 14 de febrero, día de San Valentín, decidimos celebrar el “Día del Amor”. Y claro, en un entorno donde la mayoría ya no está en pareja, resultaba absurdo hablar exclusivamente sobre el “amor romántico”. Así que propuse dedicarnos la mañana al Amor…. Al Amor que nos profesamos a nosotr@s mism@s.

Cada abuel@ recibió una cartulina con un corazón dibujado y se le ofrecieron diferentes tipos de material: trocitos de papel de seda de diferentes colores, lápices, acuarelas, trocitos de ropa estampada, tijeras, cola, pinceles, ceras, purpurina, etc. De fondo, sonaba la música elegida para la ocasión. De esta manera, a través de las artes plásticas, expresaban creativamente como sentían su corazón ahora y aquí.

La segunda parte de la actividad consistió en escuchar una lectura sobre los diferentes tipos de amor. La encontré navegando por internet en el blog “La mente maravillosa”. Se abrió una interesante tertulia dónde quien más y quien menos quiso explicar sus propias experiencias y dar su opinión.

Así aprendí que la Carmen agradecía a su marido, ya difunto, con el que había caminado juntos a lo largo de sesenta años, el respeto que siempre él la había demostrado en unos tiempos donde los hombres eran los “jefes” de su casa. Pero ella siempre se había sentido tenido muy en cuenta.

También descubrí que Ramona llevaba dieciséis años separada del que había sido su marido a lo largo de cincuenta años y le agradecía el tiempo que sintió el amor de un@ por el otr@. Sentí que en sus palabras no había ningún rastro de resentimiento.

Acabamos la dinámica de esa mañana tan provechosa, leyendo unos aforismos que elegí del blog de Alex Rovira y cada un@ escogió con el que se sentía más identificado. Personalmente recogí corazones vibrando con fuerza y determinación aunque el desgaste físico y seguramente emocional de tantos latidos biológicos vividos. Recogí experiencia en la presciencia, en el agradecimiento y en la aceptación.

Y con la visión práctica que genera la edad, una vez que el reloj marcó la hora de comer, me dijeron que muchas gracias por todo, que les sabía mal no ayudarme a recoger la sala y que hasta mañana. Yo sonreí contenta.

Ana Maria Bonet Solans

Trainer en Intervención Educativa Humanista

En formación como Guía de Constelaciones Familiares

Auxiliar de enfermería en geriatría

Animadora Sociocultural de Personas Mayores

Translate »